miércoles, 1 de junio de 2011

Coplas

Me dijiste que fue un gato el que entro por tu balcon, yo no he visto gato prieto con sombrero y pantalon.

Anoche me mordio un perro, mi caballo me pateo, mi negra se fue con otro, mi suegra me garroteo.

Los hombres son los ratones y las mujeres el queso; el matrimonio es la trampa, yo no me caso por eso.

Tus ojos son dos corozos, tu nariz es una olleta, tu boca es una atarraya, tus orejas dos chancletas.

El gallo en su gallinero libre, se sacude y canta, el que uerme en casa ajena pasitico se levanta.

Si quieres que yo te quiera lo sera con condicion que lo tuyo sea mio y lo mio tuyo no.

Hay mujeres como el gato, de la misma condicion; aunque tengan plato lleno siempre buscan su raton.

Todo aquel que vaya a fiestas y se quiera complacer, no lleve yegua parida ni tampoco a su mujer, porque la mujer lo cela, y el potro lo hace volver.

Aunque la puerca sea rucia y la tengan en l villa, y la alimenten con leche, siempre es negra la morcilla.

Las avecillas del cielo se mantienen con mosquitos, asi me mantengo yo con abrazos y besitos.

Los albañiles malvados no tienen perdon de Dios, se suben a los tjados y de una gotera hacen dos.

El cura manda en la iglesia, el alcalde en la ciudad, y yo mando en mi casa cuando mi mujer no esta.

Dices que es un gato negro el que entra por tu ventana, en mi vida he visto yo gato negro con sotana.

De los hijos de mi taita yo sali el mas avispao, yo fui el que le dio la muerte al platano verde asao.

Como quieres que te quiera si no te puedo querer, si yo tengo veite vacas y tu solo tienes tres.
Cuando Sali de mi tierra hasta el caballo lloraba, al saber que alli dejaba la prenda que mas amaba.

Mucho te he querido a como manda la ley, he sido siempre caballo pero nunca sere buey.

Cuando se emborracha un pobre lo llaman el borrachon; cuando se emborracha un rico ¡que gracioso va el señor!
Con la hija del joyero yo tambien me casaria, le robaria el dinero y despues la joyeria.

El dia que yo me case quiera Dios que no aparezcan ni cura, ni el sacristan, ni las llaves de la iglesia.

Esto dijo el gallinazo cuando nos vido ensillando; si se me van pa las jiestas que se vayan conjesando

1 comentario: